Empezar a hacer deporte: propósito de año nuevo

Se suele decir “año nuevo, vida nueva” y ello conlleva nuevos propósitos que cumplir, aunque por lo general, estos no suelen pasar del mes de enero.

Tras estas fechas llenas de comidas, cenas y fiestas uno de los principales propósitos que la mayoría de la gente suele marcarse es comenzar a hacer ejercicio, y ya que estamos, bajar esos kilos de más que se han cogido a final de año.

Si sois de los que finalmente no cumplís vuestra promesa no os preocupéis, os vamos a dar algunos consejos para que comenzar a realizar actividades físicas no se convierta en una tortura y, además, se establezca como una rutina de vuestra vida.

Un aspecto fundamental es la elección de la actividad física que se va a realizar. Escoge una actividad que te guste o que hayas realizado antes. Si comenzamos con algo que no nos gusta se terminará convirtiendo en un suplicio y lo más común es que acabemos dejándolo.

Es habitual marcarse metas, práctica que si se hace bien puede ser muy positiva. Para ello es necesario que seamos realistas y nos marquemos metas alcanzables, siendo conscientes que estamos empezando y el cuerpo tiene que habituarse antes de exigirle al máximo. Se estima que se empiezan a ver resultados a los 25 días de comenzar con una actividad, por tanto, es importante que tengamos paciencia.

Imagen deporte

No empieces los primeros días al máximo, tu cuerpo y mente necesitan un tiempo para acostumbrarse y poder dar el 100%, por tanto, ve de menos a más. Con esto lograremos no agotarnos los primeros días y poder continuar con nuestra evolución sin abandonar. Tan importante es esto como descansar bien, a nuestro cuerpo le estamos exigiendo cada vez más, por tanto, necesita un correcto descanso para poder recuperarse, sobre todo los primeros días, cuando más energía gastaremos. Según pasen los días nuestro cuerpo se acostumbrará poco a poco a la nueva rutina y gastaremos menos energía.

Por otro lado, es importante realizar un buen calentamiento y poner atención a los estiramientos, ya que son fundamentales para ayudar a nuestro cuerpo a adaptarse a la nueva rutina, así como, para prevenir y evitar lesiones.

La alimentación tan bien tiene un papel importante en este proceso, puesto que nuestro cuerpo tendrá nuevas necesidades y por tanto se deben adaptar los alimentos que ingerimos con nuestra nueva situación. Seguramente tu cuerpo necesite un aporte de energía extra que le ayude a sobrellevar los entrenamientos.

El último consejo, aunque no por ello menos importante, es crear una rutina. Intenta realizar el ejercicio siempre a la misma hora, de esta manera crearás un hábito de entrenamiento al que te acostumbrarás, convirtiéndolo en una parte más del día.

Y recuerda:

El deporte mejora nuestra salud física pero también nuestra salud mental. Realizando deporte nos acercamos más a nuestra cima de bienestar. El deporte disminuye el grado de agresividad, ira, angustia…

Si aún no estas convencido de hacer deporte te dejo un dato más, en este caso de La Organización Mundial de la Salud (OMS):

“La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que la falta de ejercicio es la cuarta mayor causa de mortalidad global, además de que aumenta el riesgo de padecer diabetes, cáncer y enfermedades cardiovasculares.”

Si ya estas decido a comenzar a entrenar no dudes en leer nuestro artículo: “La importancia de medir nuestros entrenamientos” donde te explicamos las ventajas de medir y controlar nuestra actividad física.

José Villanueva Lartategui
Deportista y parte del Equipo SPODHA
Spodha.com

Logo Spodha